Sumergidos en nuestra cotidianidad, hecha de ritmos frenéticos y muchos estímulos, ha llegado el momento de aprender a parar, recortar momentos para poder reconectar con nuestro espacio interior para enfrentar mejor los desafíos, los ritmos del mundo complejo y globalizado en el cual vivimos.

Ansiedad, estrés, depresión, tensión, angustia, consideradas “las enfermedades de nuestros tiempos” son un indicador clave de la necesidad de devolver nuestra mente al presente, porque, de hecho, no existe otro tiempo.

¡Cuántas veces damos vueltas a algo negativo del pasado y no aprovechamos lo que estamos viviendo ahora!

“Enfocar tu consciencia en el momento presente, reconociendo y aceptando los sentimientos, los pensamientos y las sensaciones corporales”

(Teasdale J, William M, Segal Z, 2014)